Let's go!

Hace ya mucho tiempo desde que compré mi primera plancha y me hice mis primeras sandalias con un aquellos cordones atados. Nada más atarmelas, supe que era el calzado ideal para correr. Y desde entonces, he estado rompiendome los sesos para crear cada vez unas sandalias más fiables, con mayor tracción, más sencillas y para más gente.

Ahora, empujado por los comentarios de amigos minimalistas y con la ayuda de alguno de ellos, comienzo la aventura de cortar, pegar y coser pensando en otros pies que no sean los mios.

Mientras, yo sigo haciendo pruebas en la montaña... Nos vemos en la cima!